Sentencias ganadas: debify cancela 167.000 euros en Tenerife

Nuevo éxito en materia de cancelación de deudas con la Segunda Oportunidad en Tenerife. debify ha liberado a una autónoma y a su marido de una deuda de 167.000 euros gracias al beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho. Una nueva oportunidad para la familia tinerfeña, que ha saneado su situación financiera y puede volver a empezar de nuevo.

debify cancela 167.000 euros en Tenerife con la Ley de Segunda Oportunidad

Los abogados especializados en cancelación de deudas en Tenerife de debify han conseguido un nuevo éxito. En esta ocasión se trata de una familia, hostigada por sus acreedores a causa de las deudas contraídas tras una mala aventura empresarial.

Ángeles C.G. regentaba un negocio de compraventa inmobiliaria que quebró durante la crisis de 2008. A duras penas, ella y su marido consiguieron sacar a la familia adelante durante más de una década. Pero en ningún momento consiguieron librarse de sus deudas.

<<Antes de que empezara todo, yo era la principal fuente de ingresos de la familia. Felipe ha tenido que trabajar muy duro a lo largo de estos años para intentar hacer frente a nuestras deudas. Nos quitaron hasta la casa y yo no he conseguido más que trabajillos de temporada, pero no ha habido forma de levantar cabeza. He pasado una depresión horrible y empezaba a creer que no había luz al final del túnel>>.

El endeudamiento en la sociedad española

Por duro que parezca, muchas familias españolas siguen sufriendo efectos de la crisis de 2008. El principio de responsabilidad patrimonial universal determina que el deudor responde de sus deudas con todo su patrimonio presente y futuro. Esto significa que, siempre que las reclamaciones se realicen oportunamente, una persona puede arrastrar sus deudas durante toda su vida.

Precisamente por eso, en 2015 se promulgó la Ley de Segunda Oportunidad. Esta, en su exposición de motivos, explicaba que:

<<La economía española lleva ya algunos meses dando signos esperanzadores de recuperación [,,,] Pero ello no debe llevar a olvidar [...] que todavía existen muchos españoles que siguen padeciendo los efectos de la recesión. Y es misión de los poderes públicos no cejar nunca en el empeño de ofrecer las mejores soluciones posibles a todos los ciudadanos [...].

En este ámbito se enmarca de manera muy especial la llamada legislación sobre segunda oportunidad. Su objetivo no es otro que permitir lo que tan expresivamente describe su denominación el que una persona física, a pesar de un fracaso económico empresarial o personal, tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida e incluso de arriesgarse a nuevas iniciativas, sin tener que arrastrar indefinidamente una losa de deuda que nunca podrá satisfacer>>.

Lamentablemente, tras la crisis económica derivada de la pandemia nos encontramos de nuevo con un escenario en que muchas personas van a necesitar mecanismos de cancelación de deudas para sanear su situación.

¿Cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad?

Hemos citado la exposición de motivos de la Ley de Segunda Oportunidad porque expresa perfectamente el espíritu de la norma. Esta ley busca que las personas ahogadas en deudas puedan cancelarlas y volver a empezar. Es decir, evita la aplicación del ya mencionado principio de responsabilidad patrimonial universal.

Por supuesto, para ello es necesario establecer ciertas cautelas. Evidentemente no se quiere dejar desprotegidos a los acreedores. De modo que para que personas como Ángeles puedan acogerse al sistema se requiere que sean deudoras de buena fe y que sus deudas sean inferiores a cinco millones de euros.

También se exige que no hayan cometido determinados delitos de corte económico en un pasado cercano, y en ocasiones que no hayan rechazado ofertas de empleo adecuadas. Finalmente, se impide que las personas que ya han recurrido a la segunda oportunidad puedan volver a hacerlo a corto plazo.

En definitiva, se trata de una serie de cautelas orientadas a evitar que la norma se convierta en una forma de defraudar a los acreedores. Pero siempre que se cumplan los requisitos solicitados por la ley, la persona que se acoja al sistema tiene la garantía de que se cancelarán todas o gran parte de sus deudas.

<<Cuando me lo contasteis no me lo creía. Llevaba tantos años recibiendo demandas, embargos, amenazas y reclamaciones de cobradores que no pensaba que fuera posible quitárselos a todos de encima>>.

Cómo Ángeles se libró de 167.000 euros en deudas en Tenerife gracias a la Ley de Segunda Oportunidad

Muchas personas con deudas se sentirán identificados con este pensamiento, que es recurrente entre nuestros clientes. De hecho, en muchas ocasiones hay que vencer resistencias iniciales.

Es importante que a la hora de iniciar el proceso de segunda oportunidad se localice a un abogado especialista en la materia y se deposite plena confianza en él y su equipo. Para preparar una estrategia adecuada necesitamos conocer todos los detalles del caso, porque el proceso es relativamente sencillo, pero admite dos caminos (a veces alternativos y a veces complementarios).

Por un lado está la negociación. Aunque no es imprescindible, facilita mucho el proceso. Además, en muchas ocasiones es la mejor opción para librar a la persona insolvente de sus deudas. Principalmente cuando tiene acceso a alguna forma de ingresos como era el caso de Ángeles, ya que su marido, Felipe, sostenía económicamente a la familia y podía aportar parte de su salario a ir pagando parte de la deuda.

Llegar a un Acuerdo Extrajudicial de Pagos permite reestructurar la deuda, optando a quitas que en ocasiones llegan a alcanzar más del 90% de la misma. Además, podemos obtener respuesta en tan solo dos meses.

Si el acuerdo es inviable, como terminó pasando en este caso, podemos instar la liquidación del patrimonio del deudor y posteriormente solicitar el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho (BEPI). Esta opción tiene la contrapartida de que suele suponer la pérdida de todo el patrimonio que le queda al deudor. Pero se trata de una contrapartida menor cuando la persona insolvente se encuentra en una situación como la de Ángeles, ya que sus acreedores ya habían ejecutado cuanto había a su nombre, y gracias al BEPI y a nuestro equipo de abogados de Segunda Oportunidad en Tenerife pudo deshacerse de los 167.000 euros que todavía le reclamaban.

envelopephone-handset