¿Puede mi hijo ser embargado por una deuda mía?

El embargo es la última medida que se toma para intentar recuperar una deuda impagada cuando otras vías de reclamación han sido infructuosas. Ante esta situación, surge la pregunta sobre si los hijos pueden ser embargados por las deudas de sus padres. A continuación, se proporcionará una respuesta clara a esta cuestión.

Es altamente improbable que un hijo sea embargado por las deudas de sus padres, excepto en casos muy específicos. La única situación en la que un hijo puede ser embargado por una deuda de su padre es cuando ha actuado como avalista en el contrato de préstamo. El aval proporciona una garantía adicional para el pago de la deuda en caso de que el deudor principal no cumpla con sus obligaciones financieras.

¿Cuándo puede un hijo ser embargado por una deuda?

Si el hijo es avalista de su padre, puede ser objeto de embargo si el deudor principal no paga y si otras formas de recuperar la deuda han sido infructuosas. Este escenario se limita a situaciones en las que el hijo ha asumido la responsabilidad de la deuda como avalista.

Existen otras circunstancias en las que un embargo por las deudas del padre podría afectar indirectamente al hijo. Si el padre transfiere bienes a nombre del hijo con el objetivo de eludir embargos, esta acción constituye un delito de alzamiento de bienes. Aunque el bien esté registrado a nombre del hijo, legalmente seguirá siendo propiedad del padre y, por lo tanto, susceptible de ser embargado.

Si padre e hijo solicitan un préstamo conjunto y acuerdan repartir el pago, cualquier incumplimiento por parte del padre puede llevar a un embargo tanto del padre como del hijo. Dado el carácter solidario de la deuda. En estas circunstancias, ambos son considerados deudores por la entidad prestamista, y no implica un embargo específico del hijo por las deudas del padre.

La Ley de la Segunda Oportunidad como solución

La Ley de la Segunda Oportunidad, contemplada en la Ley Concursal, ofrece una vía para que los deudores insolventes, puedan solicitar la cancelación de sus deudas. Esta ley proporciona un mecanismo legal para que las personas en situación financiera precaria puedan empezar de nuevo.

Una de las ventajas de la Ley de la Segunda Oportunidad es que, una vez iniciado el procedimiento, se detienen los embargos existentes y no se pueden ordenar nuevos. Esta medida se consolida cuando el juez concede la exoneración de las deudas, ofreciendo así una solución para evitar embargos y comenzar de nuevo.


Responsable: DEBIFY ALSP, S.L Finalidad: Dar respuesta a las solicitudes de información, legitimación: consentimiento del interesado, destinatarios: no se comunicarán datos a terceros, derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Política de Privacidad.

Debify ASLP SL, CIF: B42718080, inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona, Hoja 557512, Tomo 47626, Folio 58, Inscripción 1 . Carlos Guerrero Martin, Director Legal inscrito como Mediador en el Ministerio de Justicia. 

envelopephone-handset linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram