Préstamo vs crédito: Entendiendo las diferencias en financiamiento

Préstamo y crédito: Dos caras de la misma moneda financiera

En el vasto mundo de las finanzas, los préstamos y los créditos son herramientas clave que ofrecen instituciones bancarias para satisfacer las necesidades de capital de individuos y empresas. Sin embargo, es fundamental comprender las diferencias sustanciales entre estos dos productos financieros, ya que cada uno se adapta a diferentes circunstancias y objetivos financieros.

Préstamo: Obtención de una suma fija con plazos definidos

Cuando hablamos de préstamos, nos referimos a una transacción financiera en la que un prestamista proporciona al prestatario una suma específica de dinero en un momento dado. Esta cantidad, junto con los intereses acordados, se devuelve en pagos periódicos durante un período determinado. Aquí hay algunas características distintivas de los préstamos:

Fijeza de la cantidad: El prestatario recibe una suma fija de dinero al principio de la operación.

Plazos definidos: Se establece un calendario de pagos regulares para la devolución del capital más los intereses.

Cierre de la operación: Una vez que se ha reembolsado completamente el préstamo, la transacción concluye, y no se puede acceder a más capital sin iniciar un nuevo préstamo.

Crédito: Flexibilidad en el acceso al capital

En contraste, el crédito ofrece una mayor flexibilidad en términos de acceso al capital. Aquí, el prestamista establece un límite máximo de fondos disponibles para el prestatario, quien puede utilizarlos total o parcialmente según sus necesidades financieras. Veamos las características clave de los créditos:

Flexibilidad en el uso: El prestatario puede disponer del dinero prestado según sus necesidades, retirando total o parcialmente los fondos según lo requiera.

Intereses variables: Los intereses se aplican únicamente a la cantidad utilizada, con la posibilidad de una comisión mínima sobre el saldo no utilizado.

Renovación periódica: A diferencia de los préstamos, los créditos se renuevan periódicamente, lo que permite al prestatario seguir utilizando la línea de crédito disponible.

Aplicaciones y usos comunes

Los préstamos y los créditos se utilizan en diferentes contextos financieros y para diversos propósitos:

Préstamos: Se emplean típicamente para financiar la compra de bienes o servicios específicos, como viviendas, automóviles o educación.

Créditos: Son útiles para cubrir desfases temporales en el flujo de efectivo, gestionar necesidades imprevistas de capital de trabajo en empresas o realizar compras discrecionales.

En resumen, aunque tanto los préstamos como los créditos son herramientas valiosas para acceder a capital, cada uno ofrece ventajas distintas según las circunstancias financieras y los objetivos del prestatario. Comprender estas diferencias es esencial para tomar decisiones financieras informadas y aprovechar al máximo las opciones disponibles en el mercado.


Responsable: DEBIFY ALSP, S.L Finalidad: Dar respuesta a las solicitudes de información, legitimación: consentimiento del interesado, destinatarios: no se comunicarán datos a terceros, derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Política de Privacidad.

Debify ASLP SL, CIF: B42718080, inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona, Hoja 557512, Tomo 47626, Folio 58, Inscripción 1 . Carlos Guerrero Martin, Director Legal inscrito como Mediador en el Ministerio de Justicia. 

envelopephone-handset linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram