Intereses remuneratorios: Todo lo que necesitas saber

Los intereses remuneratorios son una pieza fundamental en el mundo de las finanzas y los préstamos. A menudo, se confunden con los intereses de demora, pero la distinción entre ambos es crucial desde el punto de vista jurídico y financiero. En este artículo, te explicaremos detalladamente qué son, cómo funcionan y qué implicaciones tienen.

¿Qué son los intereses rumuneratorios?

También conocidos como intereses compensatorios, son aquellos que se pagan como contraprestación por la concesión de un préstamo. Es decir, cuando solicitamos un préstamo, el prestamista nos otorga cierta cantidad de dinero y, a cambio, nosotros nos comprometemos a devolver esa cantidad junto con una suma adicional en concepto de intereses remuneratorios. Estos intereses representan el costo del préstamo y tienen como objetivos principales evitar la devaluación del dinero y retribuir al prestamista por el riesgo asumido al ceder el capital.

Regulación de los intereses

En el marco legal español, los intereses remuneratorios están regulados por el Código Civil. Según el artículo 1255 de dicho código, las partes tienen libertad para pactar los intereses remuneratorios, lo que implica que pueden acordar la tasa de interés que consideren adecuada. Por otro lado, el artículo 1755 establece que los intereses remuneratorios no se presumen, es decir, el préstamo se considera gratuito a menos que se pacte expresamente un interés remuneratorio.

Usura y control de transparencia

Es importante tener en cuenta que, si los intereses remuneratorios son excesivamente elevados, pueden considerarse usurarios y ser anulados en virtud de la Ley de Represión de la Usura. Esta ley permite la anulación de los intereses remuneratorios que sean manifiestamente superiores al interés normal del dinero y desproporcionados para la situación. Además, los intereses también pueden ser anulados si no superan el control de transparencia, es decir, si el consumidor no fue debidamente informado sobre el alcance económico y jurídico del préstamo.

Prescripción de los intereses

Un aspecto importante a tener en cuenta es el plazo de prescripción de los intereses remuneratorios, que es de cinco años según el artículo 1966 del Código Civil. Esto significa que el prestamista tiene un máximo de cinco años para reclamar el pago de estos intereses, y si no lo hace en ese período, perderá el derecho a cobrarlos.

Conclusiones

En resumen, los intereses remuneratorios son una parte esencial de cualquier transacción financiera que implique un préstamo. Son la compensación que el prestatario paga al prestamista por el uso del dinero y están regulados por el Código Civil español. Es crucial entender tanto sus implicaciones legales como financieras para evitar posibles problemas en el futuro.


Responsable: DEBIFY ALSP, S.L Finalidad: Dar respuesta a las solicitudes de información, legitimación: consentimiento del interesado, destinatarios: no se comunicarán datos a terceros, derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Política de Privacidad.

Debify ASLP SL, CIF: B42718080, inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona, Hoja 557512, Tomo 47626, Folio 58, Inscripción 1 . Carlos Guerrero Martin, Director Legal inscrito como Mediador en el Ministerio de Justicia. 

envelopephone-handset linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram