La hipoteca en la Ley de Segunda Oportunidad

La Ley de Segunda Oportunidad ofrece una nueva esperanza para aquellos que buscan mantener su hogar y liberarse de sus deudas. La reciente revisión de la ley ha ampliado las posibilidades de preservar la vivienda, marcando un cambio significativo con respecto a situaciones anteriores.

Hasta septiembre de 2022, acogerse a esta ley a menudo significaba la pérdida de la vivienda familiar. Las excepciones eran limitadas:

Cuando la deuda hipotecaria superaba el valor de mercado de la vivienda, lo que no resultaba beneficioso, ya que no permitía saldar la deuda.

Si la venta de la vivienda generaba un deterioro de la situación financiera debido a costos relacionados con el proceso de venta o la adecuación de la vivienda.

A partir de septiembre de 2022, es mucho más sencillo conservar la vivienda gracias a la reforma de la Ley de Segunda Oportunidad.

Esta reforma abre una nueva vía para que los deudores puedan cancelar parcialmente sus deudas y al mismo tiempo mantener su vivienda. Los deudores deben tomar una decisión importante:

Cancelación total de deudas con la liquidación de activos.

Cancelación parcial de deudas con un plan de pagos y la preservación de la vivienda.

Cada caso requiere un análisis detallado y el asesoramiento de expertos para tomar la mejor decisión, considerando factores como la existencia de cargas en la vivienda, el monto pendiente de la hipoteca y el valor de la vivienda en relación con la deuda.

Si la vivienda está libre de cargas o la hipoteca pendiente es mínima, la segunda opción suele ser la más atractiva. En cambio, si la hipoteca pendiente es sustancial y el valor de la vivienda es inferior a la deuda, la dación en pago puede ser la mejor opción.

En cualquier caso, es esencial contar con abogados especializados en la Ley de Segunda Oportunidad para orientar adecuadamente.

Opción 1: Sacrificar la vivienda familiar

Esta opción implica la exoneración con liquidación de activos, donde el deudor renuncia a su patrimonio, incluyendo la vivienda familiar, a cambio de la cancelación de todas las deudas, excepto las legalmente no exonerables. Esto brinda una oportunidad para comenzar de cero, sin patrimonio, pero libre de deudas.

Opción 2: Preservar la vivienda familiar

Optar por mantener la vivienda familiar significa reducir parcialmente las deudas mediante la exoneración con un plan de pagos. El deudor debe presentar un plan de pagos que se adapte a su situación financiera durante un período de tres a cinco años. Esto debe incluir la documentación que respalde su patrimonio, ingresos y deudas.

Los acreedores pueden hacer objeciones al plan de pagos propuesto, y el juez debe aprobarlo para garantizar que el deudor pueda cumplir con los pagos de manera razonable. Una vez aprobado, se otorga una exoneración provisional del pasivo insatisfecho, lo que implica que las deudas fuera del plan de pagos se cancelan temporalmente.

La cancelación definitiva de parte de las deudas depende del cumplimiento del plan de pagos. Si el deudor en algún momento considera imposible cumplir con el plan, puede optar por la exoneración con liquidación.

Si necesita información sobre cómo beneficiarse de la Ley de Segunda Oportunidad, no dude en comunicarse con nuestros abogados especializados en esta materia. Estamos aquí para ayudarle.  Llámanos al 932209453 para una consulta gratuita y sin compromiso, y juntos encontraremos la mejor solución para tus deudas. Somos expertos en la Ley de la Segunda Oportunidad y estamos en todas las ciudades de España, incluyendo ZaragozaLas PalmasBarcelona, Madrid, entre otras.


envelopephone-handset linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram