Disolución y liquidación de una sociedad limitada: Proceso y efectos

La decisión de disolver y liquidar una sociedad limitada conlleva implicaciones significativas para el futuro de un negocio. Este proceso no es una tarea sencilla y requiere ser abordado con responsabilidad y pleno conocimiento de los procedimientos involucrados. En este artículo, exploraremos detalladamente el proceso de cierre de una sociedad limitada, conocido como "disolución y liquidación", proporcionando una visión general de los trámites necesarios.

Disolución de la sociedad limitada

El primer paso en el proceso es la disolución de la sociedad, la cual debe ser acordada por mayoría de los socios en una Junta General. La Ley de Sociedades de Capital establece diversas causas legales para la disolución, que incluyen:

  • Conclusión del objeto social.
  • Imposibilidad manifiesta de alcanzar el fin social.
  • Paralización de los órganos sociales.
  • Pérdidas que reduzcan el patrimonio neto por debajo de la mitad del capital social, entre otras.
  • Además, se considera que una sociedad limitada debe disolverse si ha cesado su actividad durante un período superior a un año.

Liquidación de la sociedad limitada

Tras la disolución, comienza el período de liquidación de la sociedad. Durante esta etapa, la empresa conserva su personalidad jurídica, pero debe agregar la expresión "en liquidación" a su denominación. El administrador cesa en su cargo y se nombra a un liquidador, quien será responsable de realizar diversas tareas, como formular inventarios y balances, cobrar créditos, pagar deudas, finalizar negocios pendientes y vender los activos de la sociedad.

Efectos de la disolución y liquidación

Una vez completadas las operaciones de liquidación, el liquidador elabora un balance final y un informe detallado de las actividades realizadas. Se presenta a los socios un proyecto de división del activo resultante, en caso de existir sobrante. Este balance debe ser aprobado por la Junta General de Socios y posteriormente otorgarse en escritura pública ante notario.

Los acuerdos de disolución y liquidación deben elevarse a público mediante una escritura de extinción de sociedad, la cual se inscribe en el registro mercantil. Esta acción conlleva la cancelación de los asientos registrales y la extinción definitiva de la empresa. Además, el liquidador debe depositar los libros y documentos de la sociedad extinguida en el Registro Mercantil.

Conclusión

La disolución y liquidación de una sociedad limitada son procesos complejos que requieren un cumplimiento riguroso de los procedimientos legales establecidos. Es fundamental contar con asesoramiento especializado para llevar a cabo estas acciones de manera adecuada y en cumplimiento de la normativa vigente. Con una comprensión clara de los pasos involucrados y sus efectos, los empresarios pueden cerrar una sociedad limitada de manera efectiva y legalmente correcta.


Responsable: DEBIFY ALSP, S.L Finalidad: Dar respuesta a las solicitudes de información, legitimación: consentimiento del interesado, destinatarios: no se comunicarán datos a terceros, derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Política de Privacidad.

Debify ASLP SL, CIF: B42718080, inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona, Hoja 557512, Tomo 47626, Folio 58, Inscripción 1 . Carlos Guerrero Martin, Director Legal inscrito como Mediador en el Ministerio de Justicia. 

envelopephone-handset linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram